UASLP
FCQ

"Siempre autónoma. Por mi patria educaré."

Antecedentes

Uno de los desafíos de las Instituciones de Educación Superior en México es la formación integral de profesionales, en primera instancia, y de investigadores, en una segunda etapa, que permitan consolidar los grupos de investigación y desarrollo en las áreas estratégicas del sector social y productivo para ser los promotores del progreso del país. Una de estas áreas estratégicas, la biotecnología, se ha establecido en nuestro país como uno de los ejes temáticos en los cuales los organismos encargados de promover el desarrollo científico y tecnológico identifican grandes necesidades y dirigen apoyos económicos significativos para resolverlas. De forma relevante, el desarrollo y la síntesis a nivel comercial de muchos productos, procesos y servicios biotecnológicos requieren de la Ingeniería de Bioprocesos. En otras palabras, la ingeniería de bioprocesos da un sentido práctico a la biotecnología, al establecer las bases para implementar los procesos industriales requeridos para la obtención de productos y servicios con alto rendimiento y selectividad, sin daño del ecosistema y con un beneficio económico para inversionistas y consumidores. Para ilustrar lo anterior, se puede citar el ejemplo de la síntesis y producción masiva de penicilina. Los beneficios de la penicilina fueron accesibles al grueso de la sociedad cuando se logró su producción masiva en grandes reactores de tanque agitado, después que otras disciplinas biotecnológicas habían identificado y caracterizado el crecimiento microbiano del género Penicillium. Este proceso requirió de la ingeniería de bioprocesos el diseño y escalamiento de biorreactores, así como de sistemas de separación, purificación, instrumentación y control; sin embargo, también fue necesaria la comprensión de los complejos procesos biológicos y químicos a nivel molecular, los cuales facilitaron su escalamiento a un nivel de utilidad práctica y económicamente atractivo. Este ejemplo es similar al que registran muchas otras aplicaciones clásicas y emergentes de la biotecnología, tales como el tratamiento de residuos agrícolas para la generación de fuentes alternas de energía, el tratamiento de efluentes industriales, la biorremediación de suelos, la síntesis de biofarmaceúticos y proteínas recombinantes, el desarrollo de alimentos funcionales, y la síntesis de biomateriales especializados. Consecuentemente, el establecimiento de una licenciatura en Ingeniería de Bioprocesos contribuye a la formación de profesionales responsables del desarrollo y aplicación de una amplia gama de procesos y productos relevantes en biotecnología. En nuestro país, la biotecnología ha mostrado un desarrollo sustantivo en la última década y son notorios los esfuerzos recientes de diversas instancias gubernamentales por fomentar tanto el desarrollo de proyectos de ciencia básica y aplicada en esta disciplina, como el establecimiento de empresas de productos y servicios biotecnológicos. Estos apoyos han redundado, respectivamente, en la identificación y ejecución de proyectos de naturaleza estratégica para el desarrollo del país, así como en la demanda de profesionales habilitados para el diseño, síntesis, operación y/o optimización de procesos, productos y servicios biotecnológicos en las áreas industrial, de salud y de remediación del medio ambiente. Esta perspectiva no es ajena a nuestro estado, en el cual se ha propuesto recientemente el establecimiento de nuevas empresas que demandan profesionales en Ingeniería de Bioprocesos. Ante esta situación, y aprovechando las fortalezas institucionales en áreas afines, la UASLP cuneta con la capacidad de responder a esta necesidad de la sociedad. La Facultad de Ciencias Químicas de la UASLP cuenta con la planta académica y la infraestructura requeridas para la impartición del programa de Ingeniería de Bioprocesos, el cual se ha ofertado a la comunidad desde 2007.